Tordera. (Dogville). El sueño de un pueblo.

Tordera. (Dogville). El sueño de un pueblo.

Tordera. Provincia de Barcelona. España.

Últimos temas

» ROBOS CORRESPONDENCIA, REVELACIÓN DE SECRETOS.
Jue Ago 03, 2017 11:36 am por Admin

» CENSURA POR PARTE DE LAS AUTORIDADES DEL AYUNTAMIENTO
Vie Mayo 19, 2017 9:00 am por Admin

» CENSURA POR PARTE DE LAS AUTORIDADES MUNICIPALES
Vie Mayo 19, 2017 8:52 am por Admin

» POLICIA QUE HUYE DE DELINCUENTE
Mar Feb 21, 2017 12:41 am por Admin

» INSOLIDARIOS y AGRESIVOS INTEGRALES
Mar Ene 10, 2017 2:23 am por Baal

» HOMICIDIOS, ROBOS, INCENDIOS......, ESTO NO CESA
Lun Nov 21, 2016 12:13 am por Admin

» Gafas de sol por la noche
Dom Oct 23, 2016 7:46 am por Admin

» Poco consumo en CONSUM.
Lun Oct 17, 2016 6:06 am por Admin

» ALARMAS FALSAS
Jue Oct 13, 2016 6:58 am por Admin

Palabras claves

Navegación

Compañeros

Crear foro


    AMARGURA EN EL DENTISTA

    Comparte
    avatar
    Admin
    Admin

    Cantidad de envíos : 602
    Puntos : 1181
    Reputación : 0
    Fecha de inscripción : 20/05/2009
    Edad : 61
    Localización : Tordera

    AMARGURA EN EL DENTISTA

    Mensaje por Admin el Lun Mar 03, 2014 8:40 am

    #000 Parece del tercer mundo, mas propio de Guinea Ecuatorial o el Senegal, pero ocurre en Dogville ( Torderaescucha ) y a mí me pasó hace un par de días.

    Llevo varios meses intentando sacarme alguna muela obsoleta. Por una razón u otra aún no me las he podido sacar. Lo dejé durante unos meses por pereza y desconfianza hacia el personal del ambulatorio de Tordera, que salvo alguna honrosa excepción, como mi médico de cabecera, mas bien  parecen dependientas o cajeras de supermercado.

    En la última tanda de intentos de sacarme las muelas, la primera vez que tenía dia y hora concertados, unos días antes me telefonearon para decirme que se cancelaba la visita por ausencia de la dentista.

    Las tres siguiente visitas se cancelaron por motivo de que la dentista me recetó unos antibióticos de marca genérica que me enfermaban. Me daban dolor de estómago y diarrea....¡¡¡ ajjjjj !!!!. La dentista en cuestión me dijo algo que ya me han dicho otros médicos, que los medicamentos genéricos son una mierda, que eso de que son iguales que los de marca es mentira.

    La úlitma visita cancelada fue por motivo de que estuve ingresado dos dias en urgencias del hospital de Calella, y aún cancelé anticipadamente otra por un motivo parecido, me tuvieron que escayolar un brazo durante unos días en el mismo hospital. Todo un rosario vamos.

    Pues nada, cuando ya tenía dia y hora para la dentista, que tramité por internet, me presenté en el ambulatorio hace dos dias. Llegué unos diez minutos de antelación. Habían bastantes personas esperando turno. Otras veces no había absolutamente nadie, pero este día habían dado visita a un buen número de personas.
    Mientras esperaba mi turno mirando el techo y las paredes, podía escuchar como desde dentro de la consulta se oían ruidos de material, supongo que quirúrgico, o sea alicates de esos de dentista y bandejas. Aproximadamente un cuarto de hora después salió un señor.

    En la sala de espera apareció una mujer de mediana edad, llevando un carrito de la compra, preguntó si la consulta del dentista era allí y se sentó a mi lado. La mujer olía a cierto tufillo. No se duchaba hacia tiempo ni se lavaba la ropa frecuentemente, hacía ese olor característico que tanto detesto, y que es tan frecuente en este maldito pueblo.
    Al par de minutos de estar sentada a mi lado, se levantó y se sentó en los bancos de enfrente, junto a la gente parlachina, pero ella los ganaba a todos. Era una mujer de verbo fácil y con cierta gracia en el hablar. Lo contaba todo de su vida.
    Resulta que se había roto un diente “ comiendo fuet “ y le había quedado un trozo que le hacía daño y por eso venía de urgencias. Según ella, según como hasta le costaba hablar, pero lo dijo en un tono muy gracioso, torciendo la lengua e imitando un sonido como de tener la lengua enganchada, algo así como “ ehhhjjj que me cuetaaa hasstaa hablá “. Es la única vez que habló así, durante la mas de media hora en que estuvo hablando no se acordó de que le “costaba hablar. “. Y por la expresión de su cara, su dolor de muelas era mas bien psicológico, porque esta mujer de dolor no lo sentía en absoluto.
    Después todos nos enteramos de que se dedicaba a hacer limpieza de casas y en un bar. En el bar le pagaban la hora a cinco euros, y en las casas las cobraba a diez. Había un mujer mayor que no le podía pagar con dinero y se lo pagaba con hortalizas y verduras de su huerto.
    Ella había vivido en el barrio del Pueblo Nuevo de Barcelona, y a veces iba a limpiarles el piso a unos vecinos que tenía en ese barrio. Le pagaban el viaje en tren.
    Su marido estaba en paro y hacia remiendos de pintura y electricidad, pero al parecer no se sacaba mucho dinero.
    Tenía un hijo en paro el cual tenía en mente como último recurso meterse a militar, que según ella “ ahora todos los militares del ejército son extranjeros “. Quería decir inmigrantes, valga el matiz. Y son solo el nueve por ciento, eso por ley.
    La mujer al parecer iba un poco despistada de como funciona el sistema sanitario catalán. Pensaba que le sacarían el diente “ para poder ponerme otro atornillado “......., me parece a mi que los implantes de ortodoncia no entran por la seguridad social, y las clínicas privadas hacen fortunas cobrando los implantes a partir de los mil euros el implante. Ya le explicarán esto a la mujer, que al parecer no podía pagar los cincuenta euros que cuesta sacar una muela en un dentista privado de Tordera.



    Cuando la enfermera abrió la puerta, se desató el caos. Un matrimonio mayor, que al parecer llevaban allí desde la nueve de la mañana, se quejó a la enfermera de que no les tocaba entrar nunca. La enfermera les preguntó el nombre y consultó una lista....., según la lista tenían hora para las doce del medio día...... El señor se encolerizó un poco y espetó que le habían dado hora en el mostrador para las nueve de la mañana. A partir de ahí otras personas también se quejaron y le preguntaron según la lista a que hora les tocaba. Era el caos. Había alguna persona que tenian cita para la misma hora, las nueve de la mañana. Incluso creo que había  una que ni siquiera constaba en la maldita lista de la enfermera.

    La enfermera ( con un aspecto mas bien de verdulera, con todo el respeto del mundo para la enfermera y para las verduleras ) no supo dar una respuesta válida. Al parecer mucha gente no acude a la consulta de la dentista el día que tenían concertado, y el personal del mostrador da la misma hora para varias personas creyendo de que muchas no acudirán. Pero ese día les falló la videncia, y ocasionaron overbooking.

    Estuve a punto de marcharme, pero la enfermera pasó lista y a mí me tocaba dos turnos después. Así que me quedé esperando. Craso error.
    Entraron cuatro pacientes antes que yo. El turno según la lista de la enfermera se lo pasaba por los genitales y llamaban a quien querían. Consulté el reloj, llevaba una hora de reloj sentado en la misma jodida silla de fórmica dura y antiergonómica. Tenía el culo dolorido y la espalda ya empezaba a molestarme como cuando recorro sesenta kilómetros en bicicleta. Me cagué en todo...., pero en todo. Y no aguantando mas, y sobre no sabiendo cuando el capricho de la enfermera o de la dentista sería compasivo conmigo y accederían a dejarme entrar en el gran templo de la consulta, me acordé de los muertos de todos y me marche. Cuando llegué a casa solicité hora por internet, y me tocaba para un mes mas tarde. Pero eso no es nada, en una ocasión en el mostrador del ambulatorio me dieron hora para ¡¡¡ SEIS MESES MAS TARDE !!!. Ahora a ver que pasará dentro de un mes.

    En la entrada del ambulatorio hay pancartas y pintadas en contra de los recortes en sanidad, cosas como “ los recortes en sanidad matan “. Pero del caos de este ambulatorio no tienen la culpa ni el ministro de Sanidad, ni el presidente del Gobierno, ni las leyes fascistas. La culpa es del personal del ambulatorio de Tordera, de nadie mas. Si la “sanidad mata” es por culpa de empleados a los que todos pagamos con nuestros impuestos, y que para mayor desgracia tienen el rango de autoridad, y si hay alguien con motivos suficientes como para encararse con ellos se arriesga a ser ingresado en prisión.

    Triste Realidad, la de Tordera, y la de España.

    Me cago en tó.

    Admin. Sad  Evil or Very Mad 
    99] [/color]
    avatar
    Admin
    Admin

    Cantidad de envíos : 602
    Puntos : 1181
    Reputación : 0
    Fecha de inscripción : 20/05/2009
    Edad : 61
    Localización : Tordera

    Re: AMARGURA EN EL DENTISTA

    Mensaje por Admin el Jue Dic 04, 2014 11:52 pm

    La cosa sigue teniendo delito. Mis últimas experiencias con el tema de los dentistas del ambulatorio de Tordera, y de parte del personal de ese ambulatorio, ya es grave, y he tenido que presentar una queja ante el Institut Catalá de la Salut.

    Las cosas han ido así: En el mes de Julio fui al ambulatorio de Tordera, para que el dentista me practicase una intevención dentaria. Aunque a algunos les gustaría que escribiese, no dentista, sino odóntologo. Aunque lo correcto seria decir " SACAMUELAS " que es lo que realmente hacen en los ambulatorios, sacar muelas y recetar antibióticos, nada más. Y tampoco les gusta que se diga ambulatorio, quieren que digamos " centre de salut primaria, y  cosas parecidas.

    Como digo, en el mes de Julio del 2014 fui al dentista del ambulatorio de Tordera. La dentista titular, no estaba desde hacía meses, y en su lugar había un dentista colombiano, llamado " Dr. Peña ".

    El hombre procedió a practicar la intervención dental, me inyectó el anestésico en la encía, y se quedó durante unos dos minutos con la aguja clavada en mi encía. Mientras tanto hablaba con la enfermera del fascinante, apasionante y apropiado tema de los demonios y temas relacionados. Se ve que es un tema que le atrae, y en un momento dado me preguntó a mí algo sobre los demonios, y mas o menos le dije que me importaban un pimiento, y de paso le pregunté de que país era - porqué aún no sabía que era colombiano -. Mi interés en su nacionalidad no tenía un intención específica, sino simple curiosidad por un personaje curioso, o sea él, el dentista.

    Mientras seguía hablando con la enfermera, por la cual parecía que se sentía atraído físicamente, ya había sacado la aguja de mi boca, y haciendo gestos un poco vehementes, no se dio cuenta de que la aguja pasaba muy cerca de mis ojos, y instintivamente me los tuve que tapar.
    Después mientras el dentista tecleaba en el ordenador en la sala de al lado, al entrar yo, me quedé un poco asustado por la expresión de su cara, tenía una cara rara, como de endemoniado, le pasaba algo raro por la cabeza al pobre hombre. Como es mi costumbre procuré ir lo más rápido posible en la consulta de un médico, y enseguida me fui. Y ahí empezó otra.

    Fui al mostrador de información para pedir otra cita para el dentista, según sus indicaciones tenía que volver dentro de un mes. Y así lo hice. La mujer - enfermera de información - recepción, me dió el resguardo - recordatorio de la visita. Cuando llegué a mi casa, me dio por hechar un vistazo al papelito, y por suerte me dí cuenta, de que la mujer me había dado hora para el médico de cabecera, no para el dentista. En seguida lo corregí yo mismo por internet, pero el problema es que para dentro de un mes no habían visitas disponibles, y creo recordar que había un hueco para el día 3 de septiembre, que era un mes y medio mas tarde.

    Hacer constar que la mujer - enfermera que se equivocó es la misma que en una ocasión me la encontré en el vestíbulo del hospital de Calella, y estaba fumando dentro del recinto hospitalario, delante de todo el mundo, y delante de las cámaras de seguridad. Y es la misma que durante una época, le dio por atender al público, con una mascarilla que le tapaba la boca, y le resaltaban los ojos, que los tiene bonitos. Totalmente cierto.

    Y en estas, que el día 3 de septiembre del 2014, me presenté de nuevo en la consulta del dentista. No había absolutamente nadie, estaba yo solo, y durante al menos veinte minutos estuve solo, hasta que por fin, apareció una enfermera, que me hizo saber que las visitas de ese día habían sido anuladas. ¡¡ Pues a mí no me habían avisado como es su obligación !!. Me cagué en sus muertos y me volví para casa, con los planes alterados.
    Como me sobra tiempo, presenté una queja ante el Insitut Catalá de la Salut. Ellos me respondieron que habían trasladado mi queja a la Direcció d'Atenció Primaria de Girona. Recibí de ellos un e - mail respondiéndome dos palabras, y una de ellas estaba mal, según ellos fui yo el que canceló la visita del día 3 de septiembre, pero basta con mirar los registros del ambulatorio de Tordera, para evidenciar que fue la dentista Felicidad Royo, quién ese día cursaba ausencia laboral, que de eso tiene una larga experiencia, ha estado meses seguidos sin aparecer por el ambulatorio.
    Lo otro que decía el email, era que el dentista colombiano, Dr. Peña, ya no trabajaba en ese ambulatorio. Días mas tarde recibí una carta del director del ambulatorio de Tordera y Blanes, y me decía exactamente lo mismo que el email.

    Así las cosas, pedí por internet una nueva visita para el o la dentista que le tocase. La pedí para las nueve de la mañana, era el primero de aquel día. Me presenté el día correspondiente, me presenté unos cinco minutos antes, y hacia las nueve y veinte minutos aún no había entrado, ni parecía que lo haría en bastante tiempo. Antes que yo, habían hecho entrar a dos pacientes, que por supuesto tenían hora para más tarde que yo. Me volví a cagar en sus muertos, y me fui para casa bastante cabreado. ¿ Estaban tomando represalias contra mí por atreverme a presentar una queja contra la casta médica.?

    Y de nuevo me pedí hora para intentar que me acabasen la obra realizada en mi boca. Conseguí una para el 26 de Noviembre del 2014, o sea tres meses después de lo recomendado por el dentista. ¡¡ Y por fin tuve suerte !! Me presenté a la consulta, y como no había nadie más, la dentista, señora Felicidad Royo no tuvo más remedio que hacerme pasar, seguramente muy a su pesar. No me pudo putear, pero me soltó lo siguiente, dijo algo así: " ¿ Usted no estuvo aquí el otro día ? " . Le respondí que no. Y ella siguió con su cinismo, me estuvo diciendo algo así como que ella a todos los calvos rapados ( yo so lo soy ) los ve iguales. Totalmente cierto, y totalmente inaceptable.

    Me iba a cagar en su puta madre, y a decirle que yo a todas las burras las veo igual, pero preferí callarme, no liarla y que por fin algún sacamuelas de turno acabase la obra de mi boca de una vez, que se estaba eternizando.
    De hecho esta dentista, la señora Felicidad Royo, no tiene nada de feliz, sino todo lo contrario, tiene toda la expresión de ser una mujer muy castigada por la vida. De aspecto muy vulgar, vestida como cualquier mujerzuela pobre del pueblo, con botas baratas de trekking, incluso cuando está en la consulta, y vestida con una especie de pijama - chandal, puede pasar por cualquiera de estas lloronas que siempre se están quejando de lo pobres que son. Aparenta unos cincuenta y tantos años, pero muy curtidos, y  antes de saber que era la dentista del pueblo, me había cruzado con ella por la calle, incluso ella me había saludado, creyendo yo que ella se equivocaba de persona. Sería por eso que ella se confunde con los calvos, " los ve a todos iguales ".

    Una vez en la consulta, la primera vez me pareció buena persona, pero bastante machota, tiene algo de hombre. Me fijé en sus dientes, que los tiene feos y oscuros, no sé si es porque fuma, muchísimos médicos lo hacen. Y después de extraerme una muela, la vi como una primeriza, como si fuese la primera vez que le extrae un diente a alguien. Estaba hasta nerviosa, y el tranquilo era yo.
    Después de su " declaración de intenciones ", de dejar bien claro que ella ve a todos los calvos iguales, pues ya la tengo en el punto de mira. Voy a presentar una nueva queja, esta vez específica contra ella, no se pueden tolerar expresiones ni actitudes irrespetuosas como las que ella usa.

    Y para acabar con esta retahíla de desaguisados, fui a la farmacia a buscar antibióticos que me recetó la sacamuelas, Felicidad Royo. Fui a la farmacia Vendrell, que está en el camí Ral, y por segunda vez consecutiva, en la misma farmacia, la farmaceutica después de darme los medicamentos me preguntó por mi apellido. Esto es algo inusual porque a la farmaceutica le importa un pimiento mi apellido, lo tiene escrito en la receta, a ella no le importa nada, solo tiene que pasar la receta por el código de barras y ahí le sale todo mi historial farmacéutico. Esto como digo, me ha pasado dos veces consecutivos en la misma farmacia, y con dos dependientas diferentes.

    ¿ Como putas cabras ? no me cabe la menor duda, y tampoco tengo la menor duda de que en privado son buenas mujeres y muy amenas y habladoras, pero tratándose de Tordera, a cualquiera se le va la olla, y hace o dice las cosas mas absurdas posibles.

    Con personal como este ¿ COMO QUIEREN QUE LA GENTE DECENTE VENGA A VIVIR A TORDERA ? ¿ COMO QUIEREN EVITAR QUE LAS VIVIENDAS SIGAN CAYENDO DE PRECIO ?.

    ¿ No podrían poner un bomba en Tordera ? Arrasarlo todo y empezar un pueblo nuevo....., sería lo ideal.

    Admin.
      Evil or Very Mad Arrow Crying or Very sad


    [img]
    [/img]

    [img][/img]



      Fecha y hora actual: Dom Oct 22, 2017 2:58 am